Gallos orientales
01 Sr.Pedro Suarez, Gentileza de la revista Pie de Cría
 
Volviendo al tema de los gallos orientales, los cuales están de moda en México para aquellos que juegan sus gallos con cuarto de redonda, como en los estado de Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Guanajuato, y el Distrito Federal. Aunque ya también los gallos orientales tienen gran aceptación en el Sur de la República, como en Chiapas y particularmente en Tabasco.
Todavía en la actualidad existe una gran confusión sobre la palabra Asil, Aseel o Azeel lo que no define en sí a una raza en particular. La palabra Assil significa en lengua árabe, la que dio origen a ese término, dinastía, casta, nobleza, de procedencia de reinos o principados. En Arabia se usa la palabra Assil cuando se refieren a una caballo o yegua de raza árabe cuyos progenitores pertenecen a algún califato en especial. En la India en el término hindustanne se usa para los caballos y principalmente los gallos conocidos en nuestro continente como Rajah Murga. En la India como Rezas que sólo se encuentran localizados en el antiguo reinado oudh, en el Norte, y en la actualidad en la ciudad de Lucknow y ciudades vecinas.
Estos gallos todavía existen en la India, pero son aves muy valiosas exclusivas para el combate conocido como Dora Dirza y tan sólo las poseen los Maharajá ó Príncipes de la India o personas adineradas. Durante el dominio inglés sobre el territorio de la India por más de 100 años, a los genetistas ingleses les llamó la atención esta raza en particular, introduciéndola en Inglaterra en el año 1840. Finalmente, en el año de 1846 se originó la raza Cornish con la cruza de la raza Malaya y el combatiente Old English Game. La raza Cornish no tiene propiedades combativas, y sobre este tema hemos escrito en varias revistas al igual que apuntes en libros ya publicados sobre gallos de pelea. En Cuba se le denomina Cornish a todo aquel gallo que se asemeje a un gallo oriental, originando que varias crías se arruinaran al usar gallos de la raza Cornish.
En la India, como en otros países se pelean gallos de razas asiáticas que no tienen nada que ver con la antigua raza Rajah o Reza que tuvo su origen 1000 años antes de la era cristiana. En la India inclusive se pelean gallos del tipo Brankivoide a los que los nativos llaman Sumatras, también se pelean gallos con espuelas naturales y muchas de estas razas son conocidas en Estados Unidos con el nombre del importador o por la zona de la India de las que fueron importadas. Por ejemplo tenemos la raza Calcuta, la Bombay, Rampur. En el caso de otras razas difundidas en Estados Unidos y Canadá conocemos la Atkinson, Hacenbeck, Charles Floyd, McCoy, Bob Boles, Bill Cataneo o la Wheelek y la Casa Gates de Canadá, pero su origen es de Inglaterra. Yo considero que de todas las razas que existen en la India la más valiosa en todos los aspectos es la Rajah Murga o Reza.
Esta raza existe en la Argentina traída por los ingleses y conservada por célebres criadores como Atilio Rossi+ y Juan Carlos Fernandez+. Para los argentinos la única raza que es admitida en las ferias agropecuarias del mencionado país es la genuina raza Rajah o Reza. El gallo en la Argentina jamás fue peleado como lo publicó el autor del libro “Gallos que pelean alrededor del mundo”, solamente se hacían peleas de exhibición con corchos cubriendo los espolones, y esto lo hacían dos o tres veces al año en el Club Assil Argentino, el cual tenía como leyenda plasmada en una de sus paredes la siguiente frase: ”El Assil mejora todas las razas, ninguna raza mejora la Assil”.
El gallo argentino o gallo gaucho fue creado mediante cruzas con Rajah, Malayos y gallos de origen español, y de las Islas Canarias y gallos Old English Game. Yo he tenido oportunidad de tener en mis manos gallos criados en Estados Unidos como los Magadas Asil, Brief Case Jasp, Cobra Assil, Bombay y simplemente son gallos cruzados con gallos estadounidenses vendidos por gente sin conocimiento alguno de la calidad del verdadero y único Assil Rajah o Reza. Esta raza única en el mundo aún existe en su pureza, principalmente en Inglaterra, la India y Argentina. No dudo que en México personas como el Dr. Bixler y el Sr. Rojo de Jalisco, hayan importado gallos de esa raza de Argentina. En Puerto rico el Dr. Cabrera de San Juan y el Dr. Rivera de Raney, también Puerto Rico, conservan esa raza en su máxima pureza. Yo, en lo particular, no tengo conocimiento de que exista esa raza en Estados Unidos aunque tengo el convencimiento que tan solo dos criadores estadounidenses, recientemente, han importado gallos de Pakistán y de la India. Yo les sugiero a aquellos aficionados al gallo oriental que obtengan sus sementales de países en que se peleen a diario y con puyas de acero como se pelean en Argentina. Brasil, Uruguay y Bolivia.-

Subir a Inicio